sábado, 30 de enero de 2010

INVICTUS (Bafana Bafana 1996-2010)


Neil Tovey & Nelson Mandela en 1996


INVICTUS

De los Springboks a los Bafana Bafana


Aprovechando el tirón de la última y brillante película dirigida por el maestro Clint Eastwood, muchos han aprovechado para rememorar el Mundial de Rugby ganado por la Selección de Sudáfrica en 1995, aprovechando su condición de anfitriona del torneo. Un campeonato en el que partían con escasas opciones de triunfo y con un país dividido por la lacra del "apartheid".

No obstante, para sorpresa del mundo entero los "springboks" acabaron dando la campanada, venciendo en la final a la Nueva Zelanda del fenómeno Jonah Lomu, y lo que es más importante, con un país unido y respaldando al equipo, dejando atrás los odios, miedos y venganzas de blancos y negros.

La película sirve para emocionarnos a través de un relato épico que tiene el deporte, concretamente el rugby, como eje vertebrador y que se ambienta en un contexto social, político y humano singular a la par que complicado, con el apartheid de trasfondo y la figura de Nelson Mandela como hilo conductor (enorme el papel de Morgan Freeman).

Dicho esto, pocos han caído en el detalle, que solo un año después de dicha gesta...la selección de fútbol de Sudáfrica se alzaba en 1996 con su primera y única Copa de África hasta la fecha, aprovechando su condición de anfitriones, en una gesta impresionante, a la cual entiendo que no se le ha dado el eco y reconocimiento debido.

El capitán del conjunto sudafricano, el defensa central Neil Tovey (de raza blanca y que desarrolló su carrera como futbolista en la liga sudafricana entre 1981-1999), se convertía de este modo en el primer jugador blanco (y único hasta la fecha) en alzar el trofeo de Campeón de África.

Era una soleada tarde de domingo, aquella del 3 de febrero de 1996, y cuatro años después de su readmisión al fútbol internacional, Sudáfrica llegó a la cima del fútbol africano. Su selección nacional había colmado todas las expectativas con creces (como un año antes habían hechos los springboks) y se adjudicó la Copa África, en su primera participación en el torneo, en el Soccer City de Johannesburgo con una victoria por 2-0 contra Túnez con dos tantos de su delantero Mark Williams.

Sudáfrica se alzaba con el torneo después de pasar como primera de grupo a los cruces tras vencer a Camerún (3-0) y Angola (1-0) en la primera fase, en la que solo perdió ante Egipto (0-1).

En cuartos de final venció por 2-1 a la selección de Argelia y en semifinales pasó por encima de Ghana, que partía como una de las favoritas, goleando por 3-0 en Johanesburgo a un combinado en el que destacaban Abedí Pele, Anthony Yeboah y Samuel Kuffour entre otros.

En la gran final, con 80.000 espectadores llenando el estadio de Johanesburgo Sudáfrica batió a Túnez por 2-0 con dos goles del delantero suplente Mark Williams que entró en el campo a 25 minutos del final.

Esta fue la alineación de los bafana bafana:

André Arendse - Sizwe Motaung, Lucas Radebe, Mark Fish, Neil Tovey - Innovent Buthelezi (Helman Mkhalele 51), Eric Tinkler, John Moshoeu, Doctor Khumalo - Shaun Bartlett, Phil Masinga (Mark Williams 65)

Lo más triste del caso es que algunos de los futbolistas más laureados del país, como Jomo Sono "El Príncipe Negro", Kaizer Motaung, Ace Ntsoelengoe, Tenage Dladla o Steve Mokone, nunca tuvieron la oportunidad de demostrar su valía vestidos con los colores nacionales durante las casi tres décadas que duró el aislamiento forzado por el apartheid.

Sin embargo, en los 17 años trascurridos desde su regreso a las competiciones internacionales, Sudáfrica se ha empeñado en recuperar el tiempo perdido.

La selección absoluta del país, la llamada Bafana Bafana (‘Los muchachos'), se ciñó la corona de África en 1996 y se proclamó subcampeona de la edición de 1998 celebrada en Burkina Faso (cayó 0-2 en la final ante Egipto, con un gol del atemporal Ahmed Hassan).

Además, se ha clasificado para dos Mundiales haciendo dos buenas actuaciones:

En Francia 1998 primero, donde arañó dos empates (ante Dinamarca y Arabia Saudí) antes de su eliminación en la liguilla de grupos, y posteriormente en Corea/Japón 2002, donde cayó en la primera fase final con 4 puntos tras empatar con Paraguay (2-2), ganar a Eslovenia (1-0) y caer 2-3 ante España, derrota a la postre que le dejó fuera en favor de los guraraníes.

El seleccionador del equipo es actualmente Carlos Alberto Parreira. Desde la readmisión del país al seno de la comunidad futbolística internacional, por Sudáfrica ha pasado un nutrido grupo de entrenadores nacionales y extranjeros, entre los que destaca Clive Barker, el técnico nacido en Durban que más laureles ha conquistado con el equipo. Barker dirigió a los sudafricanos al clamoroso triunfo de 1996 y formó el grupo de jugadores conocido en el país con el cariñoso apodo de "La quinta del 96". Cabe destacar aquí otros ex seleccionadores, como Carlos Queiroz, antiguo entrenador del Real Madrid y actual técnico de Portugal, Stuart Baxter, Philippe Troussier, Jomo Sono, Styles Phumo, Trott Moloto, Ted Dumitru, Shakes Mashaba, Stanley Tshabalala y Augusto Palacios.

El combinado de 1996, capitaneado por Neil Tove, está considerado el mejor equipo que el país haya producido jamás. En aquella alineación campeona figuraban nombres como el de Lucas Radebe, quien posteriormente se ciñó el brazalete de capitán del Leeds United en la Premier League inglesa, Doctor Khumalo, Mark Fish, John Moshoeu, Phil Masinga, Mark Williams, Andre Arendse y muchos otros héroes de antaño.

Aaron Mokoena, el capitán actual, es el jugador que más partidos ha disputado con la selección nacional con 99. También se convirtió en el integrante más joven de los Bafana Bafana el día de su estreno en el equipo nacional, con 18 años, 2 meses y 26 días de edad.

El delantero Benni McCarthy (Celta, Porto, Blackburn), es el único sudafricano que ha anotado más de tres tantos en un encuentro internacional, posee el récord de goles internacionales con la selección, un total de 35. McCarthy también fue el autor del primer gol del país en una fase final de un Mundial, el que estableció el empate a 1-1 con Dinamarca en Francia 1998. Antes que él, Shaun Bartlett había sido el máximo anotador del país, con su total de 29 goles en partidos internacionales, incluidas sus dos dianas contra Arabia Saudí en Francia 98.

En los últimos diez años, la nación más meridional de África ha producido una serie de futbolistas de gran talento, como McCarthy, Steven Pienaar, Quinton Fortune (ex mediocampista del Manchester United), Delron Buckley, Teko Modise y Mokoena, por nombrar tan sólo a unos cuantos. Si bien la imaginación y madurez de Pienaar en el centro del campo ha atraído la atención de muchos seguidores, McCarthy destaca como el jugador de más éxito que ha exportado el país, con un título de la Champions League (con el Porto) en su palmarés.

Entre las promesas más sobresalientes del momento destacan jóvenes como Tsepo Masilela, Siboniso Gaxa, Itumeleng Khune, Elrio van Heerden, Siphiwe Tshabalala y Bernard Parker entre otros.

Los directivos sudafricanos saben bien que el éxito del Mundial de 2010 depende en gran medida de los buenos resultados de su selección nacional. De los Bafana Bafanase espera que jueguen con aplomo y sean capaces de igualar, o incluso batir, el récord africano en la competición, los cuartos de final, que estableció Camerún en 1990.

Antes de que se produjera la suspensión de Sudáfrica de las competiciones de la FIFA, la selección había disputado tan sólo 22 partidos internacionales, la gran mayoría de ellos contra Australia, en los que registró 16 victorias, 1 empate y 5 derrotas. Buena parte de los Bafana Bafana desempeñan su oficio en las grandes ligas del mundo, en países como Inglaterra, Bélgica, Alemania, Grecia, Israel, Países Bajos o Rusia.

Hoy en día la liga sudafricana (con Orlando Pirates y Kaiser Chiefs a la cabeza) es junto a la egipcia la liga más potente y competitiva de todo el continente africano, y el territorio de Sudáfrica tendrá el enorme privilegio de ser el primer estado de África en albergar por fin un Mundial de Fútbol...

Probablemente cuando arranque el partido inagural de dicho Mundial, nadie se acuerde de Neil Tovey...

3 comentarios:

Pablo G. dijo...

Gran y completo post. Saludos

Anónimo dijo...

Realmente piensas que tiene opción de hacer algo Sudáfrica. En la Copa Confederaciones sorprendieron un poco, pero es que ni consiguieron meterse en la segunda fase en el premundial...

Daniel dijo...

Me parece que los Bafana Bafana son un equipo débil, sin grandes posibilidades, pero eso mismo les dotará de confianza, no tienen nada que perder y tiene mucho que ganar. Me gusta la comparación con la INVICTUS de Clint Eastwood, creo que bien podrían repetir la historia, creo que después de leer esta discusión ahora tengo más fe en SUdáfica. Yo buscando en internet sobre futbol (soy un fanático empedernido)un artículo interesante sobre los bafana bafana y sus posibilidades en el Mundial:

http://mipagina.1001consejos.com/group/el_mundial_sudafrica_2010_foros_futbol/forum/topics/seleccion-sudafricana-de-las