lunes, 2 de marzo de 2009

MICHAEL LAUDRUP


Michael Laudrup dejó su clase en el Barça durante 5 años

MICHAEL LAUDRUP
El poeta con botas de fútbol.
por Borja Pardo


Reconozco que a la hora de hablar de Michael Laudrup no puedo ser objetivo, dado que probablemente es uno de los jugadores que más me ha marcado tanto como aficionado al fútbol como futbolista amateur.

Nací en 1980, por lo que mi época de descubrimiento del fútbol y sus mitos se sitúa entre 1988 y 1996 aproximadamente, coincidiendo con el paso de niño a adolescente.
En esa época despuntaron muchos y muy buenos jugadores, Hristo Stoichkov, David Ginola, Dejan Savicevic, Roberto Baggio, Jean Pierre Papin, Romario, Gica Hagi, George Weah, Marco Van Basten, Eric Cantona, Faustino Asprilla o Denis Bergkamp solo por citar algunos que me vienen a la cabeza, sin olvidarnos del gran D10S Maradona que se acercaba lentamente a su triste despedida del fútbol, pero sin lugar a dudas mi referente y al que me moría de ganas de ver jugar era aquel jugador danés que practicaba poesía con los pies cada vez que cogía el balón.... Michael Laudrup.

Michael Laudrup, (nacido el 15 de Junio de 1964 en Frederiksberg, Dinamarca) fue apodado “Kongen” (El Rey) por sus paisanos daneses y lo cierto es que debemos reconocer que cuando Laudrup estaba encima del terreno de juego, los otros 21 jugadores parecían meros súbditos al servicio de lo que ordenara “su majestad Michael”.

A lo largo de su extensa carrera, muchos jugadores y entrenadores compartieron vestuario con él, algunos ilustres como Johan Cruyff, Giovanni Trapattoni, Michel Platini, Romario, Stoichkov, Raúl González y Peter Schmeichel, entre otros, insisten en afirmar que si hubiera sido más egoísta se hubiera convertido en una de las leyendas del fútbol mundial al mismo nivel que genios de la talla de Pelé, Maradona o Zidane.
Laudrup era tan grande y generoso en el terreno de juego, como humilde y modesto lo era fuera de él, y nunca se caracterizó por ser el centro de atención o reclamar gloria y fama como hicieron otros jugadores coetáneos a él.
El danés regaló a sus compañeros muchas asistencias de gol cuando él mismo pudo haber marcado muchos y bellos goles, de hecho buena parte de la gloria recibida por Stoichkov y Zamorano es motivada en parte a los geniales pases de Laudrup. Sin embargo, cuando se le preguntaba por ello se encogía de hombros y afirmaba convencido que crear jugadas de gol para sus compañeros era más placentero que marcar.
Michael Laudrup es, probablemente, el mejor futbolista danés de toda la historia, por delante de otros iconos como fueron su hermano Brian o el arquero Peter Schmeichel (apodado el gran danés). Heredó el trono que dejó el "gran" Alan Simonsen y pudo superar la estupenda carrera del pequeño astro de los ’70.
Centrocampista de clara vocación ofensiva (también jugó de delantero, preferentemente por las bandas), dotado de una gran elegancia, técnica individual y talento, que le permitía "inventar" en cada partido nuevas acciones, las denominadas jugadas "Made in Laudrup", entre las que destacan el regate "croqueta" y sus pases al hueco sin mirar. Fue uno de los grandes asistentes del fútbol europeo, dada la gran cantidad de pases de gol, y de calidad, que ofreció a sus compañeros.





Inicios en el Brondby IF y debut con la Seleccion Nacional.

Michael y su hermano Brian heredaron la calidad de su padre, Finn, un consumado y habilidoso jugador de balonmano, combinándola con la tranquilidad y la visión positiva de su madre. Con trece años, brilló lo suficiente como para que el AFC Ajax quisiera que ingresara en su academia pero fue en Dinamarca donde Michael Laudrup debutó en el fútbol profesional durante la temporada ’81 – ’82 en la disciplina del Brondby IF danés que acababa de ascender a la primera división, allí jugó dos años en los que impresionó con su habilidad y olfato goleador y acabó siendo elegido Jugador del Año en la Liga Danesa en la 82-83, todo un logro para alguien de tan solo 18 años.


Cuando cumplió dieciocho años, hizo su primera aparición con la selección nacional de Dinamarca, en un amistoso disputado en Noruega el 15 de junio de 1982. En esa misma época ayudó al Brøndby IF a ascender a la máxima categoría del fútbol danés.



México 86. La dinamita roja

La Eurocopa UEFA de 1984 y la fase final de la Copa del Mundo FIFA de 1986 demostraron que el apelativo impuesto a los daneses de "brasileños de Europa" quedaba justificado por la calidad de su juego. Michael no sólo contribuyó con su habilidad, visión de juego y creatividad, sino que también, como hizo a lo largo de toda su carrera, sacaba lo mejor de sus compañeros.

Michael Laudrup se consagró durante la Copa del Mundo de México ’86. Allí, junto a Morten Olsen, Lerby y a un gran delantero como era Preben Elkjaer-Larsen, mostraron al mundo el potencial de la gran selección de Dinamarca que hizo una primera fase espectacular “cargándose” a Uruguay (goleada 6 a 1), Escocia (1 a 0) y Alemania Federal (2 a 0). Lamentablemente para él, la “Furia” española se interpuso en el camino danés en octavos de final y, en la tarde perfecta de Butragueño, el sueño danés tocó a su fin, en lo que se conoce como “La tarde de Querétaro”.





Experiencia en el Calcio

Siguiendo los pasos de muchos talentos daneses, Michael se sintió atraído por Italia. La Juventus se impuso a las ofertas realizadas por Real Madrid, Ajax y Liverpool y lo fichó por un millón de dólares americanos de la época. Pero en aquella época todavía se tenía que jugar con un máximo de dos extranjeros, así que el club bianconero tuvo que cederlo en 1983 a la S.S. Lazio durante dos temporadas hasta que la marcha del delantero polaco Zbigniew Boniek posibilitó su regreso a Turín juntándose con un tal Michel Platini, al que apodaban Le Roi (el Rey). Era el año 1985 y Laudrup se unía a los vigentes Campeones de Europa.


Nada más llegar a Turín, se alzó con la Copa Intercontinental al ganar a Argentino Juniors en los penalties, donde jugó de titular y anotó un gol. Todo pintaba bien, pero lo cierto es que en los cuatro años que militó en La Vecchia Signora, tuvo un rendimiento irregular, aunque dejó claras muestras de su clase, depurada técnica y visión de juego.

Juntar a dos reyes en un mismo vestuario nunca fue buena idea, y Platini pintaba mucho y bien en aquella Juve, así que en 1989 se vió obligado a marcharse al no afianzarse en el calcio italiano, algo de lo que seguramente a día de hoy están arrepentidos en la capital del Piemonte.


Pero incluso el conocido rigor y disciplina del calcio no borraron la sonrisa de la cara de Michael y de su fútbol así que abandonó Italia y asistió raudo a la llamada de Johan Cruyff.




Su época dorada. El Barça y el Dream Team.

En el verano de 1989, se traslada al FC. Barcelona, más precisamente a la génesis del “Dream Team” dirigido por Johan Cruyff.
Muy bien considerado por el profeta holandés, Laudrup tuvo mucho protagonismo junto a otro delantero de excepción: El ciclón búlgaro, Hristo Stoichkov. Por entonces, en Europa nadie sabía quien era Bosman y cada club europeo podía poner en cancha un máximo de tres extranjeros; el tercer foráneo de aquel Barcelona era Ronald Koeman.

La relación Cruyff-Laudrup parecía idílica cuando el técnico holandés afirmaba; "Verle jugar es un puro placer. En términos de movimiento, calidad con el balón y lectura del juego, nunca he visto a nadie como él", decía Johan, que sin duda de esto del fútbol sabía un rato.

Aquel Barcelona reinó en España desplegando un fútbol memorable. Ver al FC. Barcelona era ver a once jugadores que jugaban de memoria y a un toque. Todos tenían velocidad y precisión. Sencillamente soberbio.

Debido a su forma de jugar, vistosa para el espectador y gratificante para sus compañeros de equipo, los seguidores del gol norte del Camp Nou exhibían una pancarta en la que se podía leer. Enjoy Laudrup, y vaya si se disfrtutó.

En 1992, Michael Laudrup se dio el gusto de obtener su primera Champions League con el Barcelona. Esta conquista era la única que faltaba en las vitrinas del Camp Nou y Laudrup fue figura importante de aquel logro “blaugrana”.

En verano de 1992, Michael Laudrup vivió una alegría y una tristeza a la vez: la primera vino de la mano de la consagración de Dinamarca como campeón de la Eurocopa de Suecia ’92 y la tristeza radicaba en que no había podido participar de aquel logro por problemas con el entrenador Richard Moller Nielsen, al que Laudrup siempre criticó su manera defensiva y resultadista de entender el juego.

En agosto de 1993 volvió a jugar por la selección de su país en un encuentro ante Yugoslavia y posteriormente el gol de Hierro dejaría a Laudrup sin poder asistir al Mundial de USA 94.



Ruptura del idilio Cruyff-Laudrup

En 1993 llegó a Barcelona el delantero brasileño Romario, que tuvo un rendimiento increíble en Can Barça, con lo que la figura de Laudrup quedó un tanto relegada, dado que Koeman y Stoichkov eran intocables para Cruyff.

Tan relegada quedó que, a pesar de haber jugado 31 partidos y haber marcado 5 goles, Laudrup no gozaba de la confianza de Cruyff y salía muchos partidos desde el banquillo.

Laudrup manifestó que había dejado de disfrutar como lo había hecho en los años anteriores.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de Laudrup tuvo lugar en la final de la Copa de Europa que el Barça disputó en mayo de 1994, en Atenas, frente al AC Milan de Fabio Capello, Desaelly, Savicevic, y compañía.

Laudrup no quería perderse aquél partido por nada del mundo. Primero, porque era toda una final de la Copa de Europa. Y segundo porque en el AC Milan jugaba su hermano Brian Laudrup. Era una oportunidad única en la vida de que los dos hermanos se enfrentaran en una final europea. Pero Michael Laudrup fue el extranjero descartado por Cruyff y tuvo que ver impotente desde el banquillo como los rossoneri pasaban por encima de un Barça irreconocible.

Curiosamente, su hermano Brian, tampoco jugó el partido. El FC Barcelona perdió la final por 4-0, y perdió definitivamente la posibilidad de que Laudrup, que acababa contrato esa temporada, decidiese continuar en el club catalán algo que no pareció inquietar al "Flaco".


Real Madrid. Vendettas y Valdano

Laudrup, era un hombre cotizadísimo y media Europa se lo rifaba, y dado que en España se encontraba muy a gusto decidió coger la calle del medio y se fue con su talento a la casa de enfrente, sin titubeos y sin escalas: el Real Madrid.

Pese a que Laudrup siempre había declarado que sólo abandonaría el FC Barcelona para volver a su país, la rabia por los malos meses pasados en su última temporada, y los deseos de demostrar que todavía podía jugar al máximo nivel lo impulsaron a aceptar la suculenta oferta que le hizo el equipo merengue, quien tenía en su entrenador, el argentino Jorge Valdano, a su fan nº1.

Tal era su carisma que incluso tras su fichaje por el Real Madrid, rival histórico del Barça, el Camp Nou le añoraba y aún a día de hoy le sigue reconociendo como icono y santo y seña del aficionado culé y de una etapa inolvidable.

De más está decir que un talento como Laudrup, bajo la dirección técnica de un entrenador como Jorge Valdano, podía rendir en gran escala. En su primera campaña en Madrid, el Real se alzó con el título y pudo cortar la racha de cuatro ligas seguidas del FC. Barcelona.

Jugó en el Real Madrid dos temporadas, entre 1994 y 1996, y ganó una Liga, la del año 1994/1995. Esa primera temporada, además, se tomó la venganza personal con Cruyff al contribuir a la dolorosa goleada por 5-0 que el Real Madrid le infligió al Barcelona en el Bernabéu.

Curiosamente, la temporada anterior (1993/1994), Laudrup había contribuido a que el Barcelona también derrotase por 5-0 al Real Madrid, esta vez en el Camp Nou.

Raúl dijo en una entrevista en abril del 2006 que Michael Laudrup era el mejor futbolista con el que había jugado.


Epílogo. Japón, Amsterdam y Francia 98.

Otro año más en Madrid para partir luego a la tranquilidad del fútbol japonés, más precisamente al Vissel Kobe, equipo de la segunda división nipona. Tras jugar en sólo quince oportunidades, en el verano europeo de 1997 apareció el Ajax para llevarlo otra vez al primer plano del Viejo Continente.

En Ajax jugó su última temporada como futbolista en activo y en Amsterdam vivió la gran alegría de ganar su última liga.

Tras finalizar su carrera como futbolista inició la carrera de entrenador, habiendo dirigido hasta la fecha a Brondby, Getafe y actualmente al Spartak de Moscú.




En el 2005 fue nombrado "Jugador de Oro" de Dinamarca por la UEFA.

Con la dinamita roja debutó en 1982 y se despidió definitivamente del fútbol tras la participación de Dinamarca en la Copa del Mundo de Francia ’98. Allí condujo junto al meta Peter Schmeichel a un joven grupo de buenos futbolistas a meterse entre los mejores ocho equipos del torneo. Brasil, tras una dura lucha, consiguió bajar a Dinamarca de la Copa con un apretado 3 a 2.

Y se fue... Michelino, y se fue de la forma que él se merecía: en un Mundial y con la frente bien alta.


Bajo mi modesto punta de vista, Laudrup fue un incomprendido del fútbol, le pasó un poco como a esos poetas románticos, estilo Béquer o Lord Byron, el fútbol se lo dió todo y el se lo devolvió con creces.
Debería haber sido un jugador valorado por la cantidad de títulos conseguidos en Italia y España y por sus actuaciones con Dinamarca, pero sobretodo valorado por ser un jugador único, especial y genuino por hacer cosas en el campo que el resto de compañeros sólo podía imaginar.
Por su estilo de juego, por su filosofía, por su deseo de ofrecer espectáculo haciendo mejores a sus compañeros y sobretodo porque era un caballero, un estilista y un poeta con botas, por todo ello... GRACIAS MICHAEL.



CARRERA PROFESIONAL

BRONDBY (1982 a 1983).... 38 Partidos con 23 Goles
LAZIO ROMA (1983 a 1985)...60 Partidos con 9 Goles
JUVENTUS (1985 a 1989)....102 Partidos con 16 Goles
FC. BARCELONA (1989 a 1994)..166 Partidos con 40 Goles
REAL MADRID (1994 a 1996)... 62 Partidos con 12 Goles
VISSEL KOBE (1996 a 1997).....15 Partidos con 6 Goles
AJAX (1997 a 1998)..........21 Partidos con 11 Goles


DINAMARCA (1982 a 1998)...... 104 Partidos con 37 Goles.
Participó en los Mundiales de México 86 y Francia 98.
Participó en las Eurocopas de 1984, 1988 y 1996



TÍTULOS

JUVENTUS:
COPA INTERCONTINENTAL 1985
LIGA ITALIANA 85-86


FC. BARCELONA:
LIGA DE ESPAÑA 1990, 1991, 1992, 1993 y 1994.
CHAMPIONS LEAGUE 1992
SUPERCOPA EUROPEA 1993


REAL MADRID:
LIGA DE ESPAÑA 1995


AJAX AMSTERDAM:
LIGA DE HOLANDA 1998
COPA DE HOLANDA 1998



DINAMARCA:
Eurocopa 1992 (Michael Laudrup no participó)
Copa Confederaciones en 1995






VIDEO RECOPILACIÓN DE MICHAEL LAUDRUP
http://www.youtube.com/watch?v=YrqpGaaWOqM&feature=related

2 comentarios:

josé sellés dijo...

Hola, ¡QUÉ BLOG MÁS BUENO!, me encanta que hables de fútbol clásico y más de un crack como Michael Laudrup.
Oye, ¿de qué equipo eres?
Me gustaría que te pasaras por mi blog,
futbol-chicks.blogspot.com y ya de paso en mi facebook que está ahí mi dirección.
Te seguiré visitando!!!!

Miguel Angel "almunia" dijo...

Menudo futbolista, Michelino. Mi idolo de la infancia. Yo nací en 1987 y crecí con el Dream Team y con los pases de Laudrup. Solo digo que la foto de mi fondo de escritorio del ordenador está Michael Laudrup. Un genio sin duda, a la altura de los mejores.

Por cierto, hacemos un intercambio de links?

Un saludo.