jueves, 19 de marzo de 2009

PETER BEARDSLEY


Beardsley es un leyenda magpie junto a Keegan y Shearer.


Peter Beardsley
“The Great Beardo”

Artículo de Borja Pardo

Esta es la historia de uno de los grandes jugadores de la historia del fútbol inglés: Peter Beardsley (nacido en Newcastle upon Tyne el 18 de enero de 1961), un futbolista que todo lo que tenía de bajito y poco agraciado físicamente lo tenía de jugador eléctrico, con una técnica individual indubitada y una clase y visión de juego prodigiosa, cualidad que a lo largo de dos décadas siempre supo unir a una capacidad goleadora más que respetable, como acreditan sus imponentes registros.

El bueno de Beardsley fue a lo largo de su dilatada carrera objeto de halagos pero también fue el centro de algunas bromas y mofas tanto por aficionados rivales como por la prensa sensacionalista británica, por hechos tan irrelevantes como ser un abstemio reconocido, su singular peinado estilo Beatle o monje o su poca estatura que unida a su “chepa” y hombros hundidos hacían que no tuviera una manera muy ortodoxa de correr.

Esta dicotomía entre la clase y glamour que tenía con el balón en los pies y lo singular de su físico se aprecia perfectamente en los apodos (nicknames) que le pusieron a lo largo de su carrera: Cuasimodo, The Monk (el monje), The Great Beardo o Geordie (apodo regional para la gente nacida en Tyneside).

Sea como fuere lo cierto es que Peter Beardsley fue un crack en toda regla que merece un homenaje desde Football Vintage, justo este año 2009 que se cumplen 10 años desde que se retiró del fútbol profesional.

INCIOS DIFÍCILES HASTA LLEGAR AL NEWCASTLE

Producto de la famosa y prolífica cantera del Wallsend Boys Club, unida de forma directa a la ciudad y equipo del Newcastle, como otros iliustres de la talla de Steve Bruce, Alan Shearer o Michael Carrick, el pequeño Pete da sus primeros pasos a nivel futbolístico con la camiseta del Carlisle United, equipo con el que jugó 104 partidos y anotó 22 goles en la Third Division entre 1979 y 1981, año en que decide dar un singular rumbo a su carrera para jugar en Canadá concretamente en los Vancouver Whitecaps donde tras jugar solo cinco meses decide volver a su Inglaterra natal donde prueba con el Manchester United.

La experiencia con el Man. United que había pagado por él 300.000 libras el 9 de setiembre de 1982 fue sencillamente desoladora, ya que en seis meses solo jugó un partido en la League Cup.
Decide volver a Vancouver el 1 de marzo de 1983 tras estar solo medio año en Manchester y lo cierto es que la trayectoria fubolística del joven Peter parecía extinguirse con solo 22 años hasta que el 23 de setiembre de 1983 cambia su sino cuando el club en el que se había formado, el Newcastle, lo reclama.

En sus cuatro temporadas (1983-1987) con los magpies (las urracas) Peter Beardsley destapó el tarro de las esencias que había dejado entrever con el Carlisle pero que no pudo o no le dejaron enseñar con los Red Devils.

Con los de Tyneside jugó 147 partidos jugados en esas cuatro temporadas anotando 61 goles lo que le valió ser llamado por Bobby Robson para acudir con Inglaterra al Mundial de México 1986 donde anotó un gol contra Paraguay y se convirtió en el socio ideal del gran Gary Lineker, a la postre pichichi del torneo.




LIVERPOOL

En 1987, Peter Beardsley con 26 años era uno de los futbolistas más cotizados en la Liga Inglesa y el Liverpool y en concreto su manager, el icono red Kenny Dalglish quien acababa de dejar el césped por el banquillo, decició apostar fuerte y se hizo con sus servicios, pagando al Newcastle un traspado record en la época: 1,9 millones de libras.

Con el Liverpool inició su época dorada en cuanto a títulos dado que además de marcar 59 goles en 175 partidos con los reds de Mersey conquistó dos Campeonatos de Liga (años 87/88 y 89/90), 3 Charity Shield consecutivas (89, 90 y 91) y una FA Cup en el año 88/89 donde el Liverpool venció por 3-2 en un final antológica al Everton, tras finalizar 1-1 al término de los 90 minutos.

Su paso por Liverpool fue prolífico formando parte del mejor equipo que se recuerda en Inglaterra en los 80, formando un tridente de ensueño con John Barnes (fichado a bombo y platillo del Watford) y John Aldridge, con el icono y legendario galés Ian Rush (que regresaba a casa tras su pobre paso de un año por la Juventus) como recambio de lujo del irlandés y con el resto de emblemas reds como Bruce Grobelaar, Alan Hansen, Steve McMahon, Ronnie Whelan o el danés Jan Molby de compañeros de lujo.

Su paso fue de 4 años plagados de éxitos, y si en algo estuvo de acuerdo la hinchada de The Kop es que cuando el escocés Graeme Souness reemplazó en el banquillo red a Kenny Dalglish, se precipitó al vender al bueno de Peter Beardsley.

Prueba de ello es que el Geordie dejó el Liverpool en 1991 y su carrera aún se estiraría ocho años, jugando hasta 1997 a un gran nivel.

EVERTON

En 1991 a la edad de 30 años el Liverpool por orden de Souness acepta vender a Peter al eterno rival, el Everton, por 1 millón de libras. Con los toffees juega dos temporadas anotando 32 goles en 95 partidos.

A pesar de jugar a un buen nivel y acabar “topscorer” del equipo en su primer año nunca pudo conseguir sacar de la medianía al equipo que en esas dos campañas no pasó de mitad de tabla.

VUELTA AL NEWCASTLE

El 16 de julio de 1993, vuelve a su equipo del alma, el Newcastle que paga 1,4 millones de libras al Everton por recuperar al que habia sido su buque insignia en los 80. Además de volver a su casa, el gran Beardsley tenía el aliciente que el Newcastle acaba de ascender a la Premier y que su entrenador era su amigo y ex compañero en su primera etapa en el Newcastle: el gran Kevin Keegan.

En esa campaña 93/94 el Newcastle acaba tercero la liga y se clasifica para la UEFA, con Beardsley anotando 25 goles y su compañero en la delantera Andy Cole anotando 41 goles en todas las competiciones (lo que le convierte en record absoluto del club).

En la 95/96 con Beardsley capitaneando al equipo rozaron la Premier League pero finalmente el Manchester United se llevó el gato al agua con mayor plantilla y recursos que los magpies.
En esta segunda etapa de cuatro años en Newcastle (1993-1997), Peter anotó 56 goles en 157 partidos lo que hacía un total acumulado de 117 goles en 321 participaciones con las urracas.
Es fácil entender porque el bueno de Peter Beardsley es todavía hoy en día una institución y leyenda en Newcastle.

OCASO DEPORTIVO.

Del 1997 al 1999 Beardsley, pasó por seis equipos entre ellos el Bolton, el Manchester City, el Fulham, el Hartlepool United FC y un breve y exótico paso por Australia enrolado en las filas del Melboune Knights con quién solo disputó dos partidos y finalmente en 1999 vuelve al Inglaterra para jugar 22 partidos en el modesto Doncaster Rovers (uno de los equipos fetiche del bueno de Axel Torres) y de esta manera, el 30 de noviembre de 1999, a sus 38 años de edad, poner punto final a una brillante trayectoria de 20 años, con 755 partidos y 237 goles a sus espaldas que unidos a su clase, técnica individual, genialidad y raza le consagraron como uno de los más grandes jugadores ingleses de las décadas de los 80 y 90.



LA SELECCIÓN INGLESA
Su paso por la selección inglesa (1986-1996) está directamente vinculado al de Bobby Robson como manager del combinado nacional, hasta el punto que Sir Bobby le convocó para asisitir a los Mundiales de México 86 e Italia 90 y la Eurocopa de 1988 celebrada en Alemania.

Con Inglaterra anotó 9 goles en 59 partidos y cabe destacar que el mítico Gary Lineker, el cual se benefició durante años de la magia y la visión de juego del pequeño Pete dijo de éste que sin duda “era el mejor socio que habia tenido nunca”.

Sin duda John Aldridge (Liverpool) y Andy Cole (Newcastle) pensaban algo parecido.

Video de los mejores goles de Peter Beardsley. Una exquisitez para la vista.
http://futboldelujo.com/index.php/component/seyret/?task=videodirectlink&id=141

4 comentarios:

"Lama" dijo...

Recuerdo grandes tarde de Beardsley ya en la recta final de su carrera en la Premier. Es curioso como destacan estos delanteros menudos en medio de una liga acostumbrada y devota de la figura de los arietes puros.


Saludos

Jordi S. dijo...

Gran artículo Borja. Como siempre. La verdad es que no conocía a este tío, pa que engañarte...

josé sellés dijo...

hola, muy buen jugador Beardsley. Lo mejor fue al final de su carrera
te espero en
futbol-chicks.blogspot.com
GRACIAS

Pol Gustems dijo...

Me ha gustado mucho el artículo. No conocía su historia. Me voy a ver el vídeo!

Saludos!