sábado, 7 de marzo de 2009

FERNANDO REDONDO

FERNANDO REDONDO
El Príncipe argentino que reinó de “5

Fernado Carlos
Redondo Neri

Fecha nacimiento :
6/7/1969

Lugar de nacimiento:
Buenos Aires (Arg)

Altura y peso:
1,86 m. y 76 kgs.

Nacionalidad:
Hispano-Argentina


Equipos:

Argentinos Juniors, C.D. Tenerife, Real Madrid y AC Milan


De niño dio sus primeros pasos futbolísticos en un equipo de fútbol sala, Talleres de Escalada. Más tarde, su padre lo llevó a hacer pruebas a Argentinos Juniors, donde finalmente fue fichado e hizo su debut en primera división con 15 años, en 1985, frente a Gimnasia y Esgrima de la Plata, y allí en "los bichos colorados" se forjó como futbolista jugó durante 5 años.


Ya en su época de juvenil se le etiquetó de jugador vanidoso y se decía que el joven Fernando Carlos salía de su palacete en Adrogué y llegaba a las instalaciones de Argentinos Juniors en el Mercedes Benz de su padre, un empresario del sector de los frigoríficos. En esa época ya se subía a la vanguardia de la moda sobria y clásica. Un chico bien, que se hizo millonario con 20 años, cuando aprovechó una "distracción" administrativa de su club, por un error nunca aclarado del todo, alguien se olvidó enviar los telegramas de renovación de contratos y el plantel entero quedó libre. Se llegó a un acuerdo con casi todos los jugadores pero la principal figura, Fernando Redondo, quedó libre, y vendió su pase al Tenerife en 2,5 millones de dólares. Atrás quedaba Argentina e iniciaba su periplo en Europa.

Tras cinco años en Argentina, cruzó el charco y en 1990 se planta en un por entonces desconocido C.D. Tenerife que acababa de ascender a Primera División tras 27 años de ausencia en la máxima categoría española.

Bajo las órdenes de su compatriota Jorge Valdano cuajó buenas temporadas en el Tenerife, siendo una pieza básica en la gran campaña de 1993, donde el Tenerife acabó 5º en la Liga, llegó a semifinales de Copa (donde fue apeado por el Celta) y al año siguiente realizó una UEFA fantástica dejando fuera a rivales de entidad como el Auxerre y Olympiakos, cayendo finalmente ante la Juventus.

Cuándo Jorge Valdano fue contratado como nuevo entrenador del Real Madrid, se llevó de la mano con él a Fernando Redondo, y el argentino se mudó a la capital, por una suma aproximada de 3 millones y medio de dólares americanos.



REAL MADRID

Mediocampista de una genial visión de juego, elegancia, con quite y salida, fue en sus tiempos sin dudas uno de los mejores en su posición y seguramente junto con Guardiola y Mauro Silva sea uno de los tres mejores medios centros que ha visto la liga Española en todo el Siglo XX.

Cautivó a todos los entrenadores que tuvo en la Casa Blanca; Valdano, Arsenio Iglesias, Heynckes, Hiddink, etc... y sus dotes como jugador le hicieron valerse del sobrenombre: "El Príncipe del Madrid".

Valdano dijo del argentino, por el cual sentía debilidad: "Redondo es la elegancia con el balón y sin el, todo lo que pasa por su cerebro lo convierte en fútbol, es la bisagra del equipo cuando tenemos el balón y cuando lo perdemos, en definitiva, el fútbol es ... Redondo. "

Sus años clave profesionalmente, los pasó en el equipo merengue, donde obtuvo dos veces el campeonato de Liga (las temporadas 1994/95 y 1996/97) y dos veces la Liga de Campeones (1997/98 y 1999/00), siendo nombrado en esta última temporada como el jugador más valioso de la competición. En abril de 2000, una jugada del argentino por la banda (la mítica del taconazo que acaba en gol de Raúl) dejó maravillado a Old Trafford y al planeta fútbol. Eran los cuartos de final de la Champions League, y sin duda Redondo jugó en "el Teatro de los Sueños" uno de los mejores partidos de su vida, siendo además el jugador clave en la victoria de los merengues por 2-3 en tierras inglesas y una de las piezas claves en el triunfo final ante el Valencia C.F. en Saint Denis (París), el 24 de mayo de ese mismo año.

Sería su último partido como madridista y es que el apoyo expreso que hizo durante la campaña electoral a favor de Lorenzo Sanz, le salió caro, cuando para sorpresa de muchos (entre ellos Luis Figo) salió elegido Florentino Pérez.

El nuevo presidente electo no lo dudó y decidió cobrarse la vendetta y traspasar al argentino sin titubeos al AC Milan y se trajo a Claude Makélele del Celta de Vigo en su lugar.



AC MILAN

En Madrid, su pase al Milan, fue tomado como una tragedia griega. Por más que Fernando quería envejecer en Madrid, Redondo ahora iba a vivir en una de las capitales mundiales de la moda, algo que para alguien tachado desde joven de presumido y vanidoso no cabe duda que le iba como anillo al dedo.

Como condición para fichar por el Milan exigió la titularidad, que le pagaran el doble que en el Madrid. Sabía negociar y salió airoso, pero lo cierto es que Fernando Redondo, se había convertido en un capricho para Silvio Berlusconi, el empresario multimediático. Durante años lo persiguió. Quería tenerlo en su club como un coleccionista persigue a sus fetiches. Y finalmente lo obtuvo cuando el centrocampista empezaba el declive de su carrera. El Milan pago entre 17 y 18 millones de dólares por su pase. Pero el potencial de Redondo no sólo era su juego. También incluía su imagen. Y el jugador le cedió al club rossonero todos los derechos para que la explotara. Esa imagen de zurdo caviar (culto, elegante y con un sugerido aire progresista a la española), quedó en manos del imperio de Berlusconi, líder de la derecha italiana.

Pero su paso por el AC Milan estuvo marcado nuevamente por las lesiones, las cuales no le permitieron desplegar su potencial. Durante este periodo de inactividad, Redondo renunció a su sueldo. Finalmente, al no encontrar una mejoría, decidió retirarse del fútbol profesional en 2004.

Redondo está considerado el mejor "5" de la historia de la Selección Argentina y uno de los mejores centrocampistas de todos los tiempos. Una de sus últimas apariciones públicas, fue en la presentación del Estadio Libertadores de América, de Independiente de Avellaneda el 25 de noviembre de 2008, club del cual es un reconocido hincha.

En diciembre de 2008 fue a La Bombonera a jugar un partido en beneficio a la fundación PUPI que preside el defensa del Inter Javier Zanetti. Ahí, con 39 años, mostró gran nivel, y es que como dice el refrán “quien tuvo, retuvo”.


SU PASO POR LA ALBICELESTE

Redondo jugó internacionalmente para la selección argentina en 29 oportunidades. Hubo rumores que decían que Carlos Bilardo lo quería llamar para que participe en el Mundial de Italia 90, pero Redondo rechazó la oferta para no descontinuar sus estudios universitarios. De todas maneras, comenzó su carrera en la selección en la primera etapa de Alfio Basile entre 1992 y 1994, logrando la Copa América de 1993 y participando en el que sería su único mundial, el de Estados Unidos 1994, que pasará a la historia como el Mundial del positivo de Maradona.

El técnico siguiente, Daniel Pasarella, excluyó a Redondo de la albiceleste, argumentando que éste se negaba a jugar por la izquierda, cuando la realidad es que ínstó a los jugadores argentinos a que se cortaran el pelo para ser seleccionados a lo que Redondo no accedió por ir en contra de sus principios (otros sí lo hicieron, por ejemplo Batistuta).

Después de plantar a Daniel Passarella, diciendo que no iba a rebajar ni un centímetro de su cabello, apareció en pleno Mundial'98 con el pelo más corto que nunca (aunque el pelo se lo cortó en octubre de 1997). Parecía una burla tenaz al entrenador. Se perdió el Mundial, pero según él, no traicionó sus ideales.

Más tarde, durante el ciclo de Marcelo Bielsa (ex entrenador del RCD Espanyol y actual seleccionador chileno) fue convocado para un par de amistosos contra Brasil. A pesar de ser la figura del primer encuentro, anulando a la estrella brasileña Rivaldo, Redondo decidió renunciar a la selección argentina argumentando una imposibilidad de rendir en su mejor nivel por una lesión en la rodilla.

Valdano siempre defendió a Redondo, incluso cuando se negó a sumarse al seleccionado albiceleste de su amigo Marcelo Bielsa, corría el mes de abril del 2000. "No podré rendir al máximo en mi club y en el seleccionado al mismo tiempo", se excusó el jugador. Al mes, fue la figura del Real Madrid que obtuvo la Liga de Campeones.




EL FÚTBOL REDONDO

Fernando Redondo fue el '5' argentino clásico por excelencia. Tuvo todas las cualidades que le hicieron ser uno de los mejores mediocentros del futbol mundial en su puesto. Sabía alternar como nadie fuerza, rapidez, frialdad y visión de juego, todo ello aderezado con una increible técnica, raza y oficio. Extremadamente habilidoso con su pierna izquierda, no lo era tanto con la derecha, pero lo sabía suplir con creces gracias al resto de sus caracteristicas entre las que estaba indudablemente su juego de brazos que en más de una ocasión provocaron la desesperación de los rivales.

Siempre se le veía con la pelota delante de él y la cabeza siempre erguida, como los buenos jugadores, le gustaba ser el canalizador de su juego, y sobre todo le gustaba mandar y controlar la manija del partido, ser el que llevara todo el peso de su equipo, y hay que dar fé que lo sabía hacer.

Tenía ese punto de jugador orgulloso, vanidoso y en ocasiones hasta sucio que le hacían aún más competitivo, hasta el punto que si le robaban o perdía un balón intentaba recuperarlo ya fuera cargando, usando los codos, o bien haciendo una entrada.

Poseía una gran técnica y potencia fisica que le daba el recurso de en los momentos dificiles para el equipo, arrancar desde su parcela del campo driblando si era necesario para llevarse al equipo adelante; y si se plantaba en los 20-30 metros finales, no dudaba en hacer pared con un compañero o chutar a porteria, si bien esto último no era muy habitual como indica su pobre nivel goleador.

Además de esta gran capacidad ofesinva, tambien cumplía con creces el trabajo sucio, ese que nunca se ve, de cortar y recuperar un gran numero de balones.

Era un jugador sobre el que la gente tiene opiniones muy dispares y controvertidas, es un jugador que te gusta o no te gusta, pero pocas veces hay medias tintas con él. De hecho siempre ha vivido entre medio de elogios y críticas.
Quizás en su carrera deportiva, le faltó continuidad a su juego, pero en cuanto tuvo un poco de esta, demostró lo grande que era como jugador, sino que le pregunten a Sir Alex Ferguson que opina del tal Redondo (se rumorea que en las noches lluviosas de Manchester, el manager escocés aún tiene pesadillas con aquella jugada de tacón pegado a la banda).

1 comentario:

Toni dijo...

Uno de los jugadores de mi vida.
Muy buen artículo!