miércoles, 8 de junio de 2011

MY NAME IS LUKA


LUKA MODRIC
My name is Luka

Su nombre es Luka. Nació en la localidad croata de Zadar un 9 de setiembre de 1985. Durante su infancia sufrió en sus carnes los quebrantos y las miserias de una guerra infame que dejó lágrimas, odios y rencores difíciles de cicatrizar entre sus compatriotas. Él era solo un niño cuando perdió a su abuelo por culpa del conflicto. Su padre, soldado croata, al volver de combatir en el frente se volcó para que su hijo fuera futbolista, y así en 2002 Luka ingresó en la academia de jóvenes talentos del Dinamo de Zagreb.

Un año más tarde, en 2003, el Dinamo cede al talentoso pero inexperto Luka al Zrinjski Mostar bosnio para que se curta como futbolista. No solo se curte, es que además se proclama el mejor jugador de la Liga Bosnia con tan solo 18 años, en una liga que será muchas cosas pero desde luego no es apta ni para para tibios ni para jóvenes atormentados.

Una temporada después el Dinamo lo cede nuevamente, esta vez al modesto Inter Zapresic de la liga nacional donde nuevamente vuelve a impresionar hasta el punto de ser nombrado  Jugador Revelación la Liga Croata y llevar al Inter a la 2º plaza del campeonato croata.

Dos exhibiciones continuadas en un chico que no había alcanzado los 20 años. No había dudas, el chico iba para figura. El Dinamo decide apostar por aquél chaval frágil en apariencia y maduro e inteligente en los hechos y le ofrece un contrato de larga duración (hasta 2015) para de ese modo, blindarse ante posibles ofertas futuras llegadas del extranjero.




















Desde 2005 coleccionó éxitos a puñados para del Dinamo hasta el punto de poner a sus pies al Maksimir Stadium de Zagreb. En mayo de 2008 puso punto y final a su etapa en Zagreb, dejando tres Ligas, dos Copas y una Supercopa croata en poco más de tres años en su balance como jugador de los plavis (azules).

En verano, tras una notabilísima Euro 2008 donde Croacia caería eliminada en cuartos de final a manos de Turquía en un partido surrealista, acaba formando parte del Equipo Ideal del Torneo. Su gran papel en la cita continental llamó la atención de ojeadores de medio mundo y finalmente el Tottenham Hotspur, dirigido en aquellas por Juande Ramos, se hizo con sus servicios tras pagar 16,5 millones de libras al Dinamo de Zagreb.

Estos tres años en Londres no han sido fáciles para Modric. En su primer año dejó patente que se trataba de un jugador talentoso pero seguramente su fútbol de alto nivel no tuvo la continuidad que muchos esperaban para alguien al que apodaban “El Nuevo Cruyff” (si bien es cierto que el apodo responde más a un evidente parecido físico y no tanto futbolístico).  

Su segunda temporada en la Premier se inició de forma aciaga cuando el 29 de agosto se rompió una pierna en un partido ante el Birmingham City. Fue casi media temporada en blanco toda vez que no pudo reaparecer hasta finales de año. Su vuelta a los terrenos de juego acabaría resultando clave para que el equipo acabara 4º en la Premier y obtuviera plaza para jugar la Champions League después de casi 50 años después de su última participación.














Es en la temporada 2010/2011 recién finalizada cuando se ha visto al Luka Modric regular, determinante y excelso que muchos pedían desde su arribo a las Islas. Cada partido suyo ha sido una masterclass que no ha pasado desapercibida por aficionados, rivales y analistas.

El que haya sido nombrado Jugador del Año por la parroquia ‘spur’ por delante de un ‘ciclón’ como es Gareth Bale así lo atesora.

Luka es talento puro, amigo del balón como gusta decir ahora, un pequeño gran futbolista con la personalidad suficiente para hacer que el equipo juegue al ritmo que él marca. Es la representación en 3D del concepto abstracto -y un tanto prostituido- de ‘jugón’. Es un base de baloncesto jugando en el medio de un campo de fútbol. Observa, analiza y distribuye, siempre con agilidad, siempre con criterio.

Luka crea, traza líneas de pase e imagina. Ingeniero, arquitecto y mago. Tres en uno.

Jugador versátil como pocos, se desenvuelve con maestría en el medio centro, seguramente su mejor posición siempre y cuando tenga un escudero detrás (Huddlestone/ Palacios/ Sandro), sin embargo está testado que rinde con gran eficacia en la mediapunta e incluso en la banda izquierda como interior (como demostró en muchos partidos con el Dinamo de Zagreb).

El balcánico es fuerte y resistente a pesar de su pequeña estatura y su engañosa apariencia de ‘chico de cristal’ y es que su voluntad y su fe en mejorar día a día son admirables, lo que le ha valido el respeto y la admiración de sus compañeros, entrenadores y rivales.
  
Luka es una joya, y al parecer es el Manchester United quién mayor interés ha parecido mostrar por lucirla de cara a la próxima temporada. Lo cierto es que el cortejo de los red devils hacia el croata está más que justificado. El Manchester United tiene una gran plantilla pero tener a Modric es un factor diferencial. Salvando las distancias es como tener a Xavi, son jugadores diferentes, de los que su sola presencia cambia el centro del campo y en consecuencia el juego de un equipo. Eso lo sabe Ferguson. Sir Alex ve en el pequeño genio de Zadar al catalizador de su juego ofensivo para el año próximo, al director de orquesta que debe tomar la batuta que ha dejado el “ginger” Paul Scholes tras hacerlo de forma servil, prolífica y con calidad durante más de 19 años. Se habla que el manager escocés habría hablado ya con Harry Redknapp y que la oferta rondaría los 20 millones de libras, un precio por el cual parece que los londinenses dejarían salir a Luka con destino a Old Trafford.

Modric es mucho Modric, en White Hart Lane lo saben bien y por una vez rivales, analistas y espectadores coinciden en afirmar que estamos ante el mayor talento de la Premier League (junto a su compañero Gareth Bale) que aún no forma parte de los ‘cinco bigs’ (Arsenal, Manchester United, Chelsea, Liverpool, Manchester City).

Hasta hace poco, ‘Luka’ evocaba al célebre hit de Suzanne Vega del año 1987. Ahora mismo Luka te lleva irremediablemente a Modric y Modric te lleva por fuerza al fútbol. Sin ir más lejos Georgia lo constató y lo sufrió el pasado fin de semana donde la última lección magistral de Luka sirvió a los de Bilic para remontar el partido ante los de Ketsbaia y seguir aspirando de ese modo a la Euro 2012 de Ucrania y Polonia donde a buen seguro Luka dará que hablar.



2 comentarios:

turu dijo...

Siempre me ha parecido algo injusto que fuera Bale el que se llevara toda la gloria de los Spurs últimamente.Porque me parece que el galés es un gran futbolista,pero sobre todo en las Islas.Modric es algo más.Es verdad que le falta regularidad,ser más decisivo,y encontrar una posición ya definitiva.No sabemos si debe ser parte del doble pivote, si mediapunta...Le faltan cosas en las dos posiciones posiblemente.Y creo que el dibujo en el que se sentiría más cómodo sería el del Barça.Creador pero sin comenzar por él.Creador pero a partir de casi tres cuartos,donde él es más peligroso.Sin tanto recorrido hacia atrás.
A mi me encanta,pero confieso que siempre me deja algo frío y me genera algunas dudas.Quizá los defectos del Tottenham no le ayudan,y quizá es de esos jugadores que en un grande muestren todo su potencial.Si el United lo compra creo que hace bien,y me parece barato.Me sorprende que lo suelte por tan poca diferencia respecto a lo que le costo,cuando es un jugador revalorizado.Pero hablar de sustituto de Scholes son palabras mayores.
Un saludo

cuatrodostresuno dijo...

Totalmente en desacuerdo contigo Borja. El último parrafo de tu artículo dice mucho. GEORGIA! De los mayores "bluffs" de la historia, el nuevo Cruyff decían... Lo mejor que le puede pasar al chaval es que se lo lleve Fergusson. La única razón por la que este tio es mejor que Borja Valero es porque es extranjero.